30/8/2010

Neumática Básica

El término Neumática proviene de la palabra griega “Pneuma”, que significa “aliento” o “soplo”. En su concepto original la Neumática se ocupaba de la dinámica del aire y de los fenómenos gaseosos.

En nuestros días, podemos definir la neumática como “Tecnología que emplea el aire comprimido como modo de transmisión de la energía necesaria para mover y hacer funcionar mecanismos”. El aire es un elemento elástico y por tanto, al aplicarle una fuerza, se comprime, mantiene esta compresión y devolverá la energía acumulada cuando se le permita expandirse.
Antes de llegar a los elementos de trabajo, el aire se somete a las siguientes operaciones; Producción, Tratamiento y Distribución.



Producción

El aire antes de ser introducido en una instalación neumática, debe ser comprimido. Esta operación es realizada por los compresores, que son máquinas que toman aire de la atmósfera y disminuyen su volumen.

Tratamiento

El aire absorbido por el compresor contiene impurezas sólidas y líquidas. Estas partículas, al chocar contra las paredes de las tuberías y accesorios, ocasionan erosiones y atascos, que se traducen en importantes pérdidas de rendimiento y materiales. Por tanto se hace necesario eliminar estas impurezas, operación que se realiza mediante el filtrado.

Distribución

Una vez que el aire se ha tratado convenientemente, es preciso proceder a su distribución. El diseño de la distribución desde el compresor hasta el consumidor debe cuidarse especialmente, ya que si existen incorrecciones se traducirán en pérdidas de potencia importantes.